Decreto-Ley 1/2015, la segunda oportunidad