No es necesario reflejar una discapacidad evidente en un seguro de vida